Frenos: deben permitir detener la bicicleta en pocos metros
Luz delantera blanca: debe iluminar el camino y además ser visible a más de 100 metros en ciudad
Manillar: siempre debe estar por debajo de los hombros y tener una sujeción firme
Cuadro: debe ser del tamaño adecuado para el ciclista, cómodo para apoyar con un pie en el suelo (también se regula con la altura del sillín)
Sillín: debe estar ajustado al cuadro, sin movimiento y cómodo para el pedaleo, sin roces
Luz trasera roja: asegurarse de que no quede oculta, bien visible para los vehículos que se aproximan desde atrás, visible a más de 100 metros
Ruedas: asegúrese de revisar si hay daño en los bordes, en los radios o en las cubiertas
Neumáticos: deben tener la presión exacta. Encontrará el rango de presión a los laterales del neumático.
Pedales: mejor si tienen reflectantes a los laterales, facilita la visibilidad por la noche
1
Controle la presión de los neumáticos al menos una vez a la semana, la presión debe ser la recomendad, lea en el lateral el rango de presión para cada cubierta
2
Apriete los frenos y asegúrese de que las pastillas de freno estén en contacto con la llanta. Asegúrese de que las pastillas de freno no estén demasiado gastadas.
3
Cadena limpia y bien aceitada, compruebe que su cadena está lubricada y libre de óxido. La cadena debe moverse suavemente alrededor de los piñones