Las bicicletas, a cambio de los coches, permiten encontrarnos, encontrarnos con otras personas, con compañeros, con amigos y por supuesto con el paisaje y la naturaleza. Como decía E. Galeano en uno de sus libros; “Las ciudades fueron pensadas para andar, que las personas se encuentren y se reconozcan”.